Expertos dicen

Opiniones de expertos a través de entrevistas

Paulo Slachevsky

Presidente, Asociación de Editores de Chile

“Las adquisiciones de libros por parte del Estado chileno son muy importantes en relación al total de ventas del sector, sin embargo, creo que, lamentablemente, tienen un impacto relativamente menor en el desarrollo económico y cultural del sector”
“Es fundamental (…) la transparencia y propiciar la diversidad y el debate constante en torno a criterios de selección y adquisición”
“…una buena política de adquisición de libros por parte del Estado puede tener múltiples y significativos impactos en el desarrollo cultural, social, económico y político del país”

¿Cuánto influyen las adquisiciones de libros por parte del Estado en el desarrollo económico del sector?

Las adquisiciones de libros por parte del Estado chileno son muy importantes en relación al total de ventas del sector, sin embargo, creo que, lamentablemente, tienen un impacto relativamente menor en el desarrollo económico y cultural del sector. Esto, porque dichas compras públicas se concentran fundamentalmente en las empresas extranjeras instaladas en el país o distribuidas por terceros en Chile. Como se muestra en el artículo “La edición independiente entre tensiones y desafíos. Aproximaciones al campo editorial en Chile” esta concentración  de las compras deja en un lugar marginal la industria nacional e impide que las compras públicas puedan jugar un rol motor, que abra un circulo virtuoso para la creación y producción intelectual propia, fortaleciendo el ecosistema del libro. Si se aplican las medidas 8.4.7 y 8.4.12 de la Política Nacional de la Lectura y del Libro esta situación podría cambiar, logrando que las adquisiciones de libros por parte del Estado puedan tener una amplia gama de efectos directos e indirectos sobre el sector del libro, la educación, la cultura, la democracia y el desarrollo del país, que el libro y la lectura potencialmente tienen.

Dichas adquisiciones, ¿orientan, en alguna medida, el desarrollo del catálogo?

En el campo editorial chileno, las editoriales que están más marcadas por el polo comercial buscan sobre todo responder a la demanda y, sin duda, el carácter de las compras públicas orienta o define, en algunos casos, el desarrollo del catálogo. Las editoriales que se instalan más bien en el polo cultural, en general tienen una política editorial definida y son más proactivas. Si bien se pueden ver influencias por las orientaciones de las compras públicas, mayoritariamente no son dependientes de éstas en el desarrollo de su catálogo. Por otra parte, cuando los que toman las decisiones respecto de las compras públicas se guían sólo por lógicas curriculares, o por sus intereses en el campo educativo, sin duda dominará en las adquisiciones los catálogos de quienes siguen sus pautas, lo que a la larga empobrece y limita el carácter de la selección bibliográfica, limitando de esa manera el potencial creativo, liberador y formador del libro y la lectura. Es fundamental en tal sentido la transparencia, propiciar la diversidad y el debate constante en torno a criterios de selección y adquisición. El potencial impacto de los recursos invertidos en libros y la lectura en la educación y la cultura es enorme si se logra salir de los estrechos marcos del uso curricular del libro, o de las compras guiadas por los rankings de demanda en bibliotecas o librerías.

¿Considera los procesos de adquisición de libros un proceso transparente? ¿por qué?

Si bien hay diversos programas que compran libros desde el espacio público, cada uno con procesos diferentes de selección y adquisición, me parece que en general los mecanismos son poco transparentes y pertinentes. Justamente uno de los grandes avances de la Política Nacional de la Lectura y del Libro fue considerar este tema y proponerse cambios en la materia, acordando “Instalar una instancia de participación, para que las instituciones públicas y organizaciones de autores y editores promuevan la creación de contenidos diversos en la industria local y aseguren criterios de pertinencia, calidad y diversidad en la oferta y en las compras de libros, que permita aumentar progresivamente, hasta un 60% del monto de las compras públicas de cada programa de ediciones nacionales.” A excepción de las compras del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, que tienen procedimientos publicados y jurados elegidos por los mismos consejeros del Consejo, son pocos los organismos que tienen una política clara, permanente y consistente en sus criterios y procedimientos de compra. En textos escolares los criterios de selección están explícitos en las licitaciones, pero eso no garantiza la transparencia, menos la diversidad. Casi todas pasan hoy por ChileCompra, pero eso no significa mayor cosa, pues la decisión central se da en la selección de la obra, previo a los mecanismos de precio que marcan los procedimientos de ChileCompra.

Ni la decisión final de los procesos de compra es transparente, ni hay acceso a información acumulada, ordenada. Cuando se ha solicitado a través de transparencia pública acceso a esta información, más de un organismo, como la Dibam y áreas del Mineduc, se han negado aduciendo a que esta se encuentra en ChileCompra, lo que en los hechos no es real ya que la información que allí se encuentra no permite hacer un trabajo de análisis. En la misma Comisión de Compras Públicas de la Política Nacional de la Lectura y del Libro se lleva más de un año esperando a la Dibam y al Mineduc para que entreguen la información cualitativa y cuantitativa comprometida para establecer una línea base (“Breve minuta en torno a los Criterios de selección. Breve minuta en torno a los mecanismos de información sobre los procesos de adquisición y sobre las vías de adquisición. Información de todas las adquisiciones de libros realizadas por la unidad en los años 2013, 2014 y 2015 considerando: Fecha, Proveedor, Editorial, ISBN, Título, Cantidad, Valor neto de la compra por título. Para poder trabajar esta información se solicita que esta venga en formato Excel. Gráfico con la curva histórica del presupuesto del programa.  Y para los libros escolares: Breve minuta en torno a los estudios sobre el impacto y resultados de los textos escolares en el proceso de aprendizaje”).

¿Qué rol cumple la adquisición de libros por parte del Estado en el desarrollo cultural del país?

Considero que una buena política de adquisición de libros por parte del Estado puede tener múltiples y significativos impactos en el desarrollo cultural, social, económico y político del país. Entre ellos destacaría:

La democratización del libro
Es fundamental que independientemente de su capacidad económica, edad y ubicación geográfica, toda la ciudadanía pueda acceder a los libros y participar en espacios públicos y/o educativos vinculados al libro y la lectura. Y en ello juegan un papel muy importante las bibliotecas públicas y las bibliotecas escolares, con personal capacitado para la atención, con catálogos bibliográficos diversos y actualizados periódicamente.

La creación y producción intelectual
El libro y la lectura juegan un rol fundamental para formar una ciudadanía reflexiva, pro activa, crítica, creativa, que nos haga salir del rol de meros consumidores de la producción intelectual de los países del norte. Potenciar la presencia de la creación y edición local en las compras públicas, busca precisamente abrir un circulo virtuoso en la creación y producción local, evitando que seamos simples reproductores de los discursos de otros, sino creadores del propio.

El desarrollo económico
Si no potenciamos una ciudadanía con espesor cultural, estimulada en el campo creativo y reflexivo, difícilmente saldremos de nuestro rol de país exportador primario, bloqueando toda posibilidad de llevar adelante un desarrollo sustentable. Las industrias culturales y las que se vinculan al conocimiento son hoy importantes generadoras de riqueza de las naciones, es relevante en tal sentido potenciar las propias, como la industria del libro, en este caso.

La calidad de la democracia
El libro juega un rol fundamental en la formación de una ciudadanía participativa. Los espacios públicos vinculados al libro ayudan a impedir que se incremente la desigualdad entre quienes tienen acceso a este objeto y quienes no.   

La calidad de la educación
Está estudiado el rol que cumplen el libro y la lectura en la calidad de la educación, democratizar las experiencias de lectura y acceso al libro, como la curiosidad por el mismo, no puede estar ausente del debate y las acciones que se ponen en marcha en esta materia. Es importante considerar también que la presencia de libros de autores locales, estimula y potencia en los más jóvenes un imaginario cercano, experiencial, emotivo con el libro y la escritura, como una práctica y un camino posible. También esto se refuerza con la invitación de autores a las salas de clase o jardines infantiles. El mismo fenómeno se da en el ámbito universitario, enseñar con libros propios fomenta en los profesores y alumnos la producción intelectual local, nos empodera abriendo nuevos caminos de construcción de pensamiento, creación y discursos propios.

Enfrentar la desigualdad
La reproducción de la desigualdad social tiene una de sus bases en el sistema educativo, en el acceso desigual a la cultura. Potenciar el libro y la lectura en los jardines infantiles,  escuelas, universidades y bibliotecas públicas puede ayudar a reducir esa desigualdad.

Para lograr resultados, es importante que en cada programa que compra libros y socializa los procesos de lectura se piense en los efectos multiplicadores que este puede tener, pues no se trata solo de un tema de calidad y precio a la hora de seleccionar, no es esta una acción aislada, como tampoco se trata solo de un problema de acceso al libro. Es importante que se valorice lo propio y al libro no solo como una experiencia que se limita a la lectura, sino también a la escritura, a la creación, al “hacerse” de la palabra, en los más diversos ámbitos del conocimiento y la experiencia humana.

Es importante al pensar el tema de compras públicas poner el centro en todo el proceso, desde el libro como objeto a los procesos de lectura y creación vinculados a este.