Recomendaciones

1. Fomentar procesos de selección de libros a nivel local

Recomendamos abrir vías para realizar selección de libros a nivel local como una manera de generar procesos de selección con conocimiento cercano sobre las necesidades de los usuarios y el estado de la colección. Esto puede hacerse mediante transferencias presupuestarias o elaborando procesos de selección que contemplen etapas de consulta en que se prioricen compras a nivel local.

2. Aumentar la participación de los usuarios en los procesos de selección

Recomendamos generar instancias participativas para que los usuarios puedan incidir sobre procesos que les competen y ser así considerados en la definición de aspectos de la política de desarrollo de colecciones (ej.: criterios). Dar acceso a información acerca de las orientaciones que determinan la selección de títulos permitiría al usuario estar informado y acceder de mejor manera a los servicios de las instituciones. Al tener más incidencia en los procesos de selección, la comunidad de usuarios construye un vínculo más sólido con la colección.

3. Documentos de acceso público para informar las políticas de desarrollo de colecciones

Recomendamos desarrollar documentos públicos para explicar las políticas de desarrollo de colecciones. Esto permitiría resguardar mejor las decisiones institucionales en materia de selección y compra de libros y, por otra parte, resguardar la continuidad de los procesos en caso de cambio en los equipos.  Al mismo tiempo, es una señal de transparencia ante usuarios y proveedores, que requieren tener claridad acerca de la manera en que se orienta el desarrollo de las colecciones y la selección de los títulos.

4. Fortalecer procesos de seguimiento a libros comprados y conocimiento de uso de las colecciones

Recomendamos realizar estudios para conocer el uso actual de las colecciones, de manera de evaluar los lineamientos de la política de desarrollo de colecciones y tomar decisiones basadas en información representativa. Al mismo tiempo, el diseñar e implementar procesos que permitan hacer un seguimiento a los libros comprados y distribuidos en los distintos puntos de acceso permitiría evaluar con ciertos parámetros los efectos de las distintas orientaciones de compra en los usuarios. Permitiría, igualmente, diseñar estrategias de acompañamiento para asegurar el uso de títulos que responden a la misión institucional pero que tienen poco uso. También permitiría generar insumos para nuevos procesos de selección, al contar con información de calidad sobre las necesidades y preferencias de los usuarios, así como del estado actual de las distintas colecciones y cómo se diferencian en los distintos puntos de acceso de una institución determinada.

5. Registro riguroso de los procesos de selección y compra

Recomendamos el registro riguroso de los procesos de selección y compra. No cabe duda de que un correcto seguimiento y conocimiento de uso de las colecciones, así como del grado de alineamiento de los procesos de selección con la política de desarrollo de colecciones, solo puede realizarse en base a información fidedigna y detallada acerca del número de títulos seleccionados, la cantidad de ejemplares comprados por cada título seleccionado, la cantidad de usuarios beneficiados por la distribución de los libros adquiridos, entre otros. Recomendamos también que la información sea vinculada con las modalidades de selección utilizadas, ya que esto permitiría evaluar de mejor forma la cantidad de recursos empleados en el proceso de selección a la luz del presupuesto existente para la compra de libros.

6. Desarrollar estrategias de fomento de uso de la colección vinculadas a procesos de seguimiento

Recomendamos vincular los procesos de seguimiento a estrategias de fomento de uso de la colección. Esto permitiría fortalecer las políticas de desarrollo de colecciones, sobre todo en aquellas instituciones que impulsan principios específicos que tal vez no corresponden con las prioridades inmediatas de los usuarios. Desarrollar estrategias de mediación y fomento para aquellos títulos seleccionados que correspondan a criterios específicos de conformación de la colección, es una manera de garantizar que los esfuerzos realizados mediante la compra de libros tendrán las debidas oportunidades para llegar a los usuarios. Por otro lado, al crear las oportunidades para que libros que responden a la misión institucional lleguen efectivamente a los usuarios, se refuerza la necesidad de realizar seguimiento a su uso.

7. Más capacitación para fomentar procesos de selección de libros a nivel local

Recomendamos generar instancias de capacitación para posibilitar procesos de selección a nivel local. Esto permitiría desarrollar las capacidades necesarias para diseñar e implementar procesos de selección adaptados a las necesidades institucionales y territoriales. Como ya fue señalado en el punto 1, traspasar responsabilidades de selección a nivel local puede generar, además de un mayor conocimiento de la colección, una mayor diversificación de la oferta de títulos. Sin embargo, esto requiere de personal capacitado para participar de estos procesos.

8. Generar instancias de colaboración ínter-institucional con el fin de enriquecer procesos de selección y facilitar el préstamo interbibliotecario

Recomendamos generar instancias de colaboración ínter-institucional para enriquecer sistemas de selección y facilitar acceso. Esto permitiría a instituciones que, de manera aislada realizan procesos de selección, de compartir inquietudes, problemas, preguntas y soluciones posibles que pueden resultar útiles para otras instituciones. Al mismo tiempo, compartir criterios de evaluación permitiría enriquecer diversos procesos al permitir contrastar distintas maneras de abordar los procesos de selección y compra de libros. Por otra parte, creemos que, con el fin de facilitar el acceso a las colecciones, se deben fortalecer los lazos interinstitucionales para facilitar el préstamo interbibliotecario. Esto permitiría, por ejemplo, articular bibliotecas escolares y bibliotecas municipales o, eventualmente, bibliotecas públicas y bibliotecas universitarias. Al potenciar el préstamo interbibliotecario, se facilita enormemente el acceso a la lectura, y se fomenta el uso de las colecciones.

9. Asegurar criterios de conformación de colección que aseguren la diversidad

Recomendamos que las políticas de desarrollo de colecciones cautelen la diversidad en los procesos de selección de libros, contemplando criterios de conformación de colección con orientaciones claras. La diversidad de las colecciones tiene varias aristas, pues incluye tanto aspectos literarios, culturales como sociales, así como la consideración de la diversidad de usuarios. En la medida en que las instituciones que compran libros definen el acceso a ciertos títulos y la exclusión de otros, es relevante que, en línea con la misión institucional, el desarrollo de la colección mantenga una mirada amplia y representativa. Esto pasa por comprender el proceso de selección como inevitablemente ligado a la conformación de un canon de lecturas, que debe entenderse como un acto en que se ponen en juego diversas comunidades (de entrada, quienes conforman la institución y la diversidad de usuarios) y no jerarquías universales.

10. Estudiar factibilidad técnica de implementar cambios a la plataforma de compras públicas para adecuarlas a las características y necesidades de los procesos de selección y compra de libros.

Recomendamos generar una instancia en que se definan las principales dificultades que enfrentan las instituciones públicas para comprar libros a través de Convenio Marco, para luego estudiar la factibilidad técnica de realizar cambios que se adapten mejor a la realidad del mercado del libro, que permita mayor flexibilidad, mejorar la búsqueda y responder más rápidamente a las novedades que ofrece el mercado.

11. Incluir dentro de la Política Nacional del Libro y de la Lectura la necesidad de elaborar política de desarrollo de colecciones en todas las instituciones públicas que realicen selección y compra de libros

Recomendamos que la Política Nacional del Libro y de la Lectura, en la medida en que es la instancia articuladora de una serie de esfuerzos por democratizar la lectura en Chile, incluya dentro de sus medidas para garantizar el acceso a la lectura la necesidad de políticas de desarrollo de colecciones que respondan a las distintas misiones institucionales y resguarden los intereses de los usuarios.